Cultivado y procesado con un impacto positivo

Tierra fértil.
Aguas lluvias naturales.
La cantidad perfecta de sol.

El cultivo de cannabis es similar al cultivo de millones de flores en más de 7.000 invernaderos al aire libre en Colombia. Todas las plantas requieren tres ingredientes para crecer: suelo fértil, luz solar y agua, tal como los crisantemos y otras flores que enaltecen el nombre de  Colombia. Colombia tiene un clima que fomenta la propagación de invernaderos al aire libre, lo cual le permite al medio ambiente beneficiarse con las plantas de cannabis en dos formas: en primer lugar, mediante la absorción del C02 de la atmósfera, y en segundo lugar, por la liberación de grandes cantidades de oxígeno a la atmósfera.

Damos pasos para crear un impacto medioambiental positivo neto a través de todo el ciclo de producción.

La elección natural, en todos los sentidos.

Centro de genética y propagación

27hectáreas

Ciclo de luz y oscuridad

12horas

Fertilizante/control de plagas

0sintéticos

Riego natural

5embalses

Nuestro Centro de genética y propagación de 27 hectáreas, nuestra red de unidades de cultivo y cosecha, y nuestros socios en la Cooperativa Caucannabis se benefician de luz solar natural. Nuestras operaciones no dañan las redes eléctricas locales debido a que gozan de constante luz solar en un ciclo de “12 horas luz a 12 horas oscuridad” permanente durante todo el año.

Nuestro suelo se nutre naturalmente mediante microorganismos y residuos de material vegetal reciclado. Federico Cock-Correa, CEO de PharmaCielo Colombia, fue el artífice de la más grande exportadora de productos de control de plagas y fertilizantes naturales patentados de Colombia. Es por esto que no utilizamos fertilizantes sintéticos ni insecticidas en ninguna parte del centro de cultivo de PharmaCielo, al contrario,  utilizamos fertilización natural y control de plagas.

Tampoco usamos los servicios públicos para satisfacer nuestras necesidades de riego en nuestros cultivos. Cada lugar de cultivo está equipado con reservorios naturales de agua que suministran aguas lluvias durante todo el año.

Paralelamente, nuestras instalaciones de procesamiento fueron diseñadas en cumplimiento con todas las normas BPF (Buena Prácticas de Fabricación), lo cual asegura la consistente  obtención de productos de alta calidad,  y se garantiza su trazabilidad total. Nuestro compromiso científico comienza  investigando  la reproducción, utilizando técnicas tradicionales y moleculares para desarrollar y registrar los mejores cultivares de cannabis, y asegurarnos de que estamos listos para satisfacer las necesidades de un mercado cada vez más sofisticado. El procesamiento de aceite después de a la cosecha, está acompañado por ciencia de la misma rigurosidad, ya que nuestros laboratorios y científicos aprovechan al máximo todas las tecnologías modernas e investigaciones con el fin de garantizar la consistencia y pureza de nuestros extractos de aceite, siempre cumpliendo con las rigurosas normas de calidad.

Por esto somos la elección natural.